Verdades de la liposuccion
Tu cuerpo  

Cada vez son más las personas que depositan sus esperanzas en la liposucción, debido a problemas de sobrepeso y obesidad. Esta busqueda de la figura ideal impuesta por la sociedad trae aparejados varios obstaculos, de los cuales, algunos pueden ser mortales.


¿En qué consiste la liposucción?

"La liposucción o lipoescultura como se conoce en algunos casos, es un procedimiento delicado por el cual se extraen los tejidos ediposos (grasos) debajo de la piel de cualquier parte del cuerpo.

Este proceso se realiza con un instrumento llamado cánula, es es un tubo metalico hueco que posee una punta con varias aberturas.

Al aplicar succión sobre los tejidos, estos quedan atrapados en la cánula atrayendolos al interior del tubo y fuera del cuerpo.


Las cánulas se fijan a una máquina aspiradora o a un sistema de jeringas. Como estos tubos son de poco diámetro, apenas unos milimétricos, hay que realizar cortes muy pequeños. Luego de la incisión se inyecta un líquido vasoconstructor para cerrar los vasos capilares y evitar hemorragias.

Este líquido también ablanda la grasa que se debe remover. Al terminar de extraer la grasa, se cierra la herida con una sutura y se colocan vendas presionando para impedir la hinchazón y para remodelar la piel en su nueva posición.

El procedimiento se puede hacer bajo anestesia local, en casos donde no hay que extraer cantidades muy grandes o en caso contrario, bajo anestesia total.


¿En qué casos se recomienda lipoaspirarse?

Se recomienda para mejorar la apariencia del cuerpo en personas no obesas que no han logrado rebajar depósitos de grasa en ciertas áreas predispuestas a la retención de grasas, como por ejemplo: caderas, muslos internos, cintura, espalda y en otras zonas más limitadas como los brazos o las piernas.

No es una técnica para adelgazar ni para perder peso. Hay personas que tienen una tendencia a acumular reservas de grasa en ciertas áreas del cuerpo aún cuando hacen dieta y ejercicio.

¿Corren peligro los pacientes que sufren de obesidad?

La liposucción y la obesidad siempre fueron tema de controversia no sólo sobre el concepto sino por si es ético utilizar esta técnica sin haber hecho más estudios experimentales siendo la obesidad un síndrome tan complejo. Un procedimiento como la liposucción es una solución demasiado simplista para atender este problema tan delicado.

¿Cuáles son los riesgos?

Los médicos que hoy en día están practicando la extracción grandes cantidades de grasa (más de 6 litros) están sometiendo a sus pacientes a serios riesgos. Incluso, los casos reportados de fatalidades han sido en parte relacionados con la cantidad de grasa que se extrae. La mayoría de los cirujanos plásticos consideran que se debe ejercer un poco de prudencia con respecto a la cantidad de grasa que se planea extraer del paciente.

Los riesgos principales de la liposucción se dividen en menores y mayores. Los menores son: infecciones, irregularidades, dolor, adormecimiento, pigmentación por moretones, cicatrización indeseable, insatisfacción con los resultados, flacidez de la piel y tejidos adyacentes.

Las irregularidades tienen que ver con la superficie de la piel. Idealmente, luego de la operación la piel debe quedar lisa. Pero en la práctica, uno puede ver irregularidades como consecuencia de la liposucción eso depende en gran medida de la habilidad del cirujano, las características intrínsecas del paciente, y la técnica utilizada.

Los riesgos mayores que se pueden desencadenar serian: hemorragias que requieren transfusiones, desequilibrios hidro-electrolíticos, edema pulmonar por sobrecarga al sistema vascular, tromboflebitis y embolia pulmonar (formación de un coágulo en el pulmón que puede ser fatal), embolia grasa (filtración de grasa en el pulmón que también puede ser mortal), infecciones severas de los tejidos subcutáneos, y perforación de alguna cavidad anatómica con daño a algún órgano interno con la cánula perforandoel abdomen.

Es importante tener en cuenta que los riesgos o complicaciones de estas operaciónes son sumamente infrecuentes pero también hay que considerar que estos dependen del profesional que hace la operación y del tipo de paciente.

En buenas manos los riesgos son sumamente bajos. En manos de inexpertos puede ser peligroso. Hay que asegurarse que el médico que va a hacer la cirugía está calificado. Cuanto mayor es la experiencia quirúrgica del profesional, mayor es la confianza que uno puede sentir.

¿Es común que se produzcan embolias grasas y por qué ocurre?

El embolismo de grasa es una condición muy poco común en la práctica de la cirugía estética. Se reportan casos de esta condición relacionada a la liposucción, pero es mucho más frecuente en casos donde hay fracturas de huesos largos como es el fémur. Se puede ver en casos de liposucción cuando la cantidad de extracción es masiva. Siempre hay que cuestionar el diagnóstico de este síndrome porque sin ciertos análisis y el post-mortem es muy difícil diagnosticarlo cuando la paciente está viva. Pero hay que preverlo. El tratamiento de esta condición depende de una alta taza de previsión y de apoyar a los sistemas del organismo que sean afectados (cardio-pulmonar y sistema nervioso central).

La liposucción puede ser una solución común entre los adolescentes?

Los adolescentes tienen mas ventajas que los adultos pero no deben someterse tan fácilmente antes de haber intentado métodos más naturales para obtener la figura que desean.

La dieta y el ejercicio cumplen un papel muy importante. Los jóvenes están en el momento metabólico más activo de su vida en un estado de transformación no solamente físico sino también emocional. Por lo tanto, no se debe olvidar el estado psicológico del joven antes de someterse a una liposucción.


¿Hay diferencia entre liposucción y lipoescultura?

Muchos médicos establecen la distinción entre los que practican solamente la "liposucción" y los que hacen "lipoescultura". La diferencia entre ambas consiste en que en la lipoescultura se vuelve a inyectar la grasa en ciertas áreas para mejorar el contorno, reducir la celulitis o irregularidades de la piel. Eso se determina mediante una evaluación previa y a veces se realiza cuando hay hallazgos inesperados en la operación. Pero lo que hay que priorizar es que el médico que realiza lipoesculturas es alguien con cierto talento artístico en lo que se refiere fabricación de la figura.

¿Cómo es la vida de una persona después de una liposucción?

La recuperación de este procedimiento es relativamente rápida y no requiere mucho tiempo fuera de las tareas habituales. Se recomienda una semana de reposo. En dos semanas se pueden reanudar los ejercicios. La primera semana se suelen suministrar calmantes para el dolor y la inflamación.

Es normal que el cuerpo presente moretones y edemas por un período de 10 días que pueden disminuirse mediante drenaje linfático. También pueden surgir deformaciones que se corrigen con el tiempo. Los pacientes deben estar dispuestos a usar una faja de uno a tres meses dependiendo de la cantidad de liposucción que se le haya practicado. Es importante asistir a control una vez por semana durante los primeros tres meses para monitoreo. Siempre se debe comer bien pero con bajos niveles de grasas y bastante agua.

Si está pensando en hacerse una liposucción

Antes de someterse al bisturí, debe consultar con su médico de cabecera, quien podrá recomendarle que se haga estudios de sangre, coagulación, orina, electrocardiograma si tiene más de 40 años, radiografía pulmonar y proetinograma para medir el nivel de proteínas. Este último examen previene que se produzca una obstrucción grasa en los pulmones, debida a una escasez de proteínas.

Si usted es diábetica, cardíaca o padece de una infección, no puede operarse.

Y no olvide siempre ante cualquier duda la consulta a un especialista.